Madonna canceló shows por problemas en su rodilla

Publicada el 18 de febrero, 2020

Madonna ha encontrado su mayor aliado para paliar los dolores de rodilla que tiene desde que sufrió una lesión en noviembre: un bastón. La reina del pop, de 61 años, abandonó el Teatro Palladium de Londres el pasado miércoles apoyada en el bastón y agarrada del brazo de uno de sus ayudantes, quien la acompañó hasta el coche que la llevó directamente al hotel. No es la primera vez que la artista se deja ver así. El pasado enero, la estrella publicó un vídeo en sus redes sociales en el que se podía apreciar su cojera mientras subía unas escaleras también ayudada por un bastón horas antes de comenzar una de sus actuaciones en el Teatro Coliseo de Lisboa.

Madonna no está pasando por uno de sus mejores momentos. Sus problemas de salud le han obligado a cancelar por primera vez en sus 37 años de trayectoria varios conciertos en distintas ciudades, ha sido demandada por varios fans que la acusan de empezar sus actuaciones con varias horas de retraso o de cambiar sin previo aviso los horarios de los shows y, a lo largo de 2019 y comienzo de 2020, ha sido objeto de numerosas críticas por no dar la talla en el escenario. Una decadencia que muchos achacan a su edad y condición física pero que la estrella ignora y, a juzgar por su respuesta, no muestra ningún signo de retiro inminente.

«Por favor, perdonadme por este giro inesperado de los acontecimientos. Hacer mi actuación cada noche me divierte mucho y cancelar es una especie de castigo para mí pero el dolor que padezco ahora mismo me está superando y debo descansar siguiendo las recomendaciones del médico para poder volver más fuerte y continuar la gira de Madame X con todos vosotros», escribía en su perfil de Instagram para sus casi 15 millones de seguidores con motivo de la cancelación de los tres conciertos en Boston.